Historia

Unas pinceladas de nuestros orígenes

La casa de pueblo se documenta de 1881

aunque hay evidencia que ya existía en el siglo XVIII. Hasta casi nuestros días ha sido habitada por la familia Martí Pich, de donde provienen todos nuestros antepasados. La tía Conchita vivió en la casa hasta 2013, y durante la época de verano acogía huéspedes, todos ellos fieles que repetían año tras año..

La estructura de la casa se ha conservado,

después de un largo periodo de obras, siempre manteniendo en ella la esencia del edificio; suelos de madera antigua, unas vigas espléndidas, preciosas paredes de piedra escondidas… todo combinado con un estilo renovado y cómodo para hacer su estancia fácil y confortable.

Con un gran esfuerzo e ilusión

y siempre con la intención de conservar la tradición y nuestro anhelo personal, hemos recuperado Can Canà y de alguna manera le hemos dado un nuevo aire.

La familia Escarré Castillo
–la Dolors, la Neus y el Roger–

estarán encantados de daros una cálida bienvenida
y haceros sentir como en casa.